Lanzamiento del Partido Regionalista

Chile PARE Chile

 

Estimados amigos regionalistas:

Hoy, es un día histórico para nuestro país. Se reúnen en esta ciudad de Chillán, dirigentes da la región del Maule, dirigentes del partido regionalista de la región del Bío-Bío, y representantes de la región de la Araucanía, para iniciar los trámites engorrosos y necesarios para constituirnos en un partido político.

La historia regional está marcada por hechos que han sido determinantes en el futuro del país, recordando que fue la octava región, en Concepción, donde Don Bernardo O´Higgins declaró la Independencia de Chile el 1º de enero de 1818, fue también en las riberas del Bío-Bío donde se libró la guerra de la Araucanía y también en esta región nacen Bernardo O´Higgins, Arturo Prat, Ignacio Serrano, Juan Antonio Ríos, Enrique Molina Garmendia, Claudio Arrau, Ramón Vinay y tantos otros que han desempeñado funciones de primer orden en el ámbito nacional e internacional.

Hoy nace aquí, un partido político, con la sigla PARE, que reemplazará en un corto plazo a los añejos partidos políticos centralistas, que se han quedado en el pasado, olvidando que el poder político brota desde las bases y no de las cúpulas como sucedía hasta hoy en día.

La única manera de transformar Chile es actuar dentro del sistema tradicional, es así como ideas descentralizadoras y regionalistas se unen en este partido político.

Nacerán y se formarán verdaderos líderes que se preocuparán básicamente de su región, de su providencia, de su comuna, de su pueblo, de su gente, por ende de Chile entero, más que vivir luchando por intereses mezquinos, inventando problemas para impedir conocer realidades nacionales, dividiendo el país y discutiendo problemas que no les interesan a nadie. Lucharemos con todos los argumentos legales por disminuir el poder económico de la capital, lucharemos para que sean los regionalistas los que administren sus regiones, eligiendo por votación popular a sus autoridades: Intendentes, Gobernadores, Consejeros Regionales creando instancias que permitan que seamos más eficientes y fraternos con nuestros hermanos. Lucharemos para que nuestros regionalistas no tengan que irse de sus lugares de trabajo buscando nuevas posibilidades, despoblando campos, caletas, pueblos, etcétera.

Lucharemos por tener educación y salud gratuitas, buscando formas eficientes de financiamiento. Exigiremos que las empresas tributen en las regiones donde se encuentran sus plantas y que a lo menos 60% de estos tributos sean administrados por la región.

Queremos que la empresa privada, los trabajadores y la comunidad trabajen todas juntas por aumentar la calidad de vida de los habitantes de cada región. Queremos que las empresas estatales se administren con criterio técnico y profesional, dejando de lado las prebendas políticas que conlleva generalmente a la mediocridad, ignorancia de sus ejecutivos y pérdidas económicas importantes para el país.

El poder centralizado enceguece, basta para nosotros observar que la lamentable calidad de vida en Santiago se supera fundamentalmente, impidiendo que esta capital siga creciendo, pero para ello deben adoptarse soluciones drásticas que probablemente dañen temporalmente al capitalista chileno y al político tradicional, pero es un deber patriótico revertir esta solución en forma inteligente y valiente.

La abandonada juventud no tiene cultura política, los adultos no los hemos preparado, porque estamos tan ciegos que no nos damos cuenta que a ellos les interesa participar realmente en la solución de los problemas comunales, regionales y nacionales, no les interesa la lucha despiadada, el consumismo atroz que existe hoy, la corrupción, el discurso sin contenido o mentiroso, las promesas que no se cumplen, las descalificaciones personales, los escándalos propagandísticos. Les interesa tener acceso a la educación, trabajo, llegar a tener una familia feliz, ver a sus padres y parientes con jubilaciones dignas que no los obligue a mendigar entre sus familiares para vivir, a sus madres, hermanas, esposas y amigas sin la necesidad imperiosa de abandonar a sus familias para ganarse el sustento diario en forma sacrificada y discriminada. Lucharemos para impedir la discriminación y explotación económica que se realiza con los grupos étnicos, y queremos que todos los indígenas chilenos tengan el derecho de elegir entre ellos a lo menos a tres parlamentarios que lo representen realmente en el Congreso, y no como sucede actualmente a través de parlamentarios que solo buscan sus votos.

Nuestro partido regionalista, REPITO, luchará por promoveré en Chile una verdadera descentralización del poder político y económico, permitiendo la participación real de las regiones en la búsqueda de las soluciones de sus propios problemas.

Hoy queremos un país más justo donde cada Chileno viva con bienestar junto a su familia. Que las regiones sean las protagonistas de la revolución que significa cambiar nuestro país.

La cual pueda adoptar sus propias decisiones en la mayor cantidad posible de las materias que le atañen.

Lucharemos para que el Amor, la Paz, la Rectitud y la Riqueza sean las virtudes imperecederas de nuestra nueva sociedad.

 

Discurso Sr. Mario Soto Davison

 

¡VIVA CHILE!

¡VIVAN LAS REGIONES!

Atras

Chillán, 20 de agosto de 1998.